Entrevista a Francisco Segovia por “Los náufragos del Aurora”

Fernando Veglia

Naufragosdelaurora

“Creo que unir la ciencia, la ficción, el divertimento y una historia que se desarrolla con nitidez y coherencia, es una tarea difícil, y los lectores terminan agradeciéndolo.”

P.: Siendo un autor prolífico, que ha trabajado en diferentes géneros literarios, ¿por qué ha vuelto a la ciencia ficción en “Los náufragos del Aurora? ¿Cómo ha surgido?

R.: Realmente no he vuelto porque nunca me fui. Es un género que me gusta y con el que me siento cómodo. En cuanto a la idea del libro, nació de un relato corto que pretendía homenajear a las novelas de ciencia ficción de la era dorada norteamericana de los treinta a los cincuenta. Pero, como se dice mucho –y con razón- la historia terminó desbordándome y pidiéndome más extensión, desarrollo de los personajes y la trama… En definitiva, el libro tuvo un germen de relato y terminó convirtiéndose en aquello a lo que homenajeaba: una historia de aventuras espaciales.

P.: ¿Qué puede esperar el lector? ¿Apunta a un público determinado?

R.: No está dirigido a un lector concreto. De hecho, a diferencia de otras obras mías anteriores, es un libro mucho más lúdico, apto para leer en cualquier lugar y casi bajo cualquier circunstancia. No requiere demasiada concentración y es muy divertido. Creo que unir la ciencia, la ficción, el divertimento y una historia que se desarrolla con nitidez y coherencia, es una tarea difícil, y los lectores terminan agradeciéndolo.

P.: La naturaleza del planeta descubierto resulta contraria a la de la Tierra, sobrevivir parece tarea fácil, y los náufragos, a pesar de enfrentar el temor a lo desconocido y a la incertidumbre, recuerdan y resuelven dolorosas cuestiones internas. La introspección cobra importancia. ¿Hemos perdido ese espacio?

R.: Todavía seguimos siendo seres humanos, si bien es cierto que estamos convirtiendo la sociedad en una suerte de conglomerado de personas que se hallan aisladas unas de otras. Sin embargo, no pienso que el destino de la humanidad sea un mundo donde cada ser humano se aísle del entorno y no quiera saber nada de los problemas de los demás. Al contrario, es precisamente el apoyo, la solidaridad, la empatía –no solo con los hombres y mujeres, también con la naturaleza- la que nos salvará del exterminio o la extinción como especie.

La novela indaga, precisamente, en esas relaciones humanas tan necesarias para sobrevivir, y cómo esas mismas interacciones hacen que las personas –los protagonistas, en este caso- se conozcan mejor, empaticen entre ellos y terminen comprendiendo sus razones y motivaciones.

P.: ¿Reconoce la influencia de algún autor en esta obra?

R.: Sin lugar a dudas. Pero no de uno, sino de varios. También del cine de género, comenzando por Planeta Prohibido y finalizando por 2001. Hay reminiscencias de la obra de Burroughs, de su John Carter, y de otros autores como Howard.

P.: ¿Volveremos a saber del capitán Héctor Baras?

R.: Es mi intención. Tal y como se indica en la contraportada de la novela, esta obra pretende ser el inicio de una saga en la que participan –en distintas historias paralelas- sus protagonistas. Quizá veamos a Elliot desenvolverse en el planeta que lleva su nombre, o a Thomas inmerso en un conflicto de intereses comerciales, o a Héctor y Sara trabajando codo con codo para acabar con un compló intergaláctico. Todo se andará, aunque puedo anunciar que ya estoy trabajando en los preliminares de una segunda novela de la saga.

P.: ¿Qué libro de ciencia ficción considera imprescindible?

R.: No puedo elegir uno, sería como darme a elegir cortarme un dedo de la mano. Puestos entre la espada y la pared, me quedaría con Crónicas Marcianas, de Bradbury, aunque inmediatamente después pondría El juego de Ender, de Orson Scott Card. Hay más (algunos de Asimov, Clarke o Philiph K. Dick), afortunadamente. Mis preferencias literarias son amplias. Dicen que en la variedad está el gusto. Así lo creo yo también.

P.: Por último, ¿qué título reciente lo ha sorprendido?

R.: Es una pregunta complicada, pero puestos a elegir, uno que leí hace muy poco, La sonrisa del gato, de un autor español, Rodolfo Martínez. Se ha reeditado después de 25 años (lamento no haberlo descubierto antes), pero me parece un libro sorprendente y, por ende, un autor magnífico al que sigo últimamente.

Hay más. Siempre encuentro libros de ciencia ficción que me sorprenden, afortunadamente.

—-

Portadacomprar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s