“Mujer sin maquillaje”, de Gabriela Inés Casañas

Marita Rodríguez-Cazaux

Gabriela I Casañas

Novelista destacada, la escritora argentina presenta en esta oportunidad una selección de cuentos donde penetra el paisajismo interior, bajo una condición reiterada en su estilo: talentosa orientación para hallar la palabra justa y afortunado modo de volverla expresiva imagen.

Las historias humanas, voces y pasos que encauzan la altura literaria de Gabriela Inés Casañas, transitan el territorio sensible y realista en su último libro, “MUJER SIN MAQUILLAJE”.

Formación y léxico conciso, fluido, imbuido de percepción, un modo de decir que trasciende el escenario donde se monta la trama para abarcar lo que César Vallejos denomina “el vuelo del talento”, pronostican en la presente compilación, multiplicidad de escenografías y personajes. Así, su narrativa goza de introducción pulida, apunta ligera flecha al conflicto y remata el avatar con acierto sin refute.

Sin embargo, para manifestarlo, no alcanza el lenguaje de las cosas, como apunta Marechal, sino el silencio rico, grávido. Este es el silencio que no resigna Casañas, en el que hasta el menor y más suspendido gesto puede tocarse, ocupa lugar.

Otro punto destacable en su narrativa, es su agudeza para crear y recrear el elenco humano y sus itinerarios.

Sabemos que para acaparar este valor ha de ser preciso que el escritor levite sobre sí mismo; acople su latitud personal al movimiento universal, cruce miríadas de leguas o cercanías tras el eco que dejará de ser lengua propia para volverse idioma cósmico, ilimitado. Un ejercicio descomunal que llega desde el inconformismo y establece empatía entre el lector y quien escribe. Primordial cualidad de la que también dispone la obra de Gabriela Inés Casañas, la efectividad en la relación de Autor-Lector.

Innegable carisma a su favor y una suerte de rebeldía fecunda —por momentos confidencial, en otros, detonada como los fuegos artificiales que estallan en el instante absorto—, le permiten desnudar los espirales que tantean mujeres y hombres, desde el primer día de la Creación.

Sabemos que seguiremos buscando la llave para penetrar tantos asombros y cuestionamientos como corazones laten, y, al pensar de Luz María Loynaz, las vicisitudes compartidas habrán de orientarnos a hallarla. Quizá por esto mismo, nos vinculamos desde la intimidad con contagiosa celebración, para ir descubriéndonos a través del otro, de igual manera eso nos permite desnudar nuestro costado más íntimo, el perfil menos transitado de nosotros mismos.

En torno a este enunciado, se ha revelado la cabal obra de Casañas, quien vuelve a posicionarse como cuentista impecable en “MUJER SIN MAQUILLAJE”.

Para concluir, Leopoldo Castilla: “el escritor agrega mundo al mundo”. Acordamos, bastará leer a Gabriela Inés Casañas.         

—–

Mujer sin maquillajecomprar

           

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.