Espejo Vampiro

Sergio Coello

Espejo

Aquel espejo no era el de Alicia ni el de la madrastra de Blancanieves. Tenía un agujero central -ni negro ni blanco sino todo lo contrario- por el que se escapaba sin reflejarse todo aquello que no era de una fealdad manifiesta. Su bruñida superficie, limpia hasta la insolencia, devolvía únicamente los aspectos más repulsivos del rostro que se contemplaba en él. Como si un abismo, situado en aquel ojo bruno sin fondo, robara toda la belleza de enfrente destinándola a quién sabe qué lugares vampíricos de la hermosura ajena.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .