“MEMORIAS DE UN COSMONAUTA”, De Yuri Gagarin

Francisco José Segovia Ramos












El día 12 de abril se conmemora el aniversario del primer vuelo tripulado al espacio, que abrió todo un universo nuevo, nunca mejor dicho, para la humanidad.

Estamos, pues, en un momento ideal para hablar de una obra muy desconocida hoy en día pero que tuvo un gran éxito cuando fue publicada, poco después de esa gloriosa hazaña.

Memorias de un cosmonauta es, como su nombre indica, una autobiografía que escribió el propio Yuri Gagarin, el primer hombre que estuvo en el espacio exterior, a bordo de la Vostok-1. Un enorme paso para la humanidad que asombró al mundo un 12 de abril de 1961. Hace sesenta años, como ya hemos indicado. La URSS, ese “ente” que occidente miraba cargado de prejuicios (ahora sustituido por Rusia y China), cuando no de odio o enemistad, había conseguido un hito nunca antes visto.

En este libro Gagarin habla de su vida; desde sus primeros años en una aldea rusa hasta el paseo triunfal por las calles de Moscú tras el éxito de su aventura espacial, en un recorrido que, a pesar de que sus méritos no radican en la literatura (Gagarin no era un literato al uso), se nos hace ágil, fluido y cercano. La lectura es amena, y las anécdotas del joven aspirante a piloto, primero, y a cosmonauta, después, se nos aparecen próximas, entendibles y simpáticas. No es la vida de un superhéroe las que nos narra Gagarin, sino la de un hombre común, que en muchas ocasiones habla de sus compañeros de estudios y de prácticas, entre ellos Titov (el primer ser humano en dar un paseo espacial), a los que halaga y ensalza, incluso colocándolos por méritos delante de él.

La modestia, la constancia en el trabajo, el amor por la patria soviética y el ansia por la aventura y el conocimiento empapan esta autobiografía. En ella hay además alguna alabanza a los astronautas y científicos norteamericanos, y también críticas a sus afanas militaristas o economicistas. Ante ese afán económico y de egos desmedidos, Gagarin enfrenta sus ideas socialistas, su amor por el sistema soviético, su fe en que el sistema social y económico de la URSS es superior al de su némesis occidental.

No renuncia, empero, Gagarin a un futuro de la humanidad en que ambas potencias confrontadas abandonen su enemistad y trabajen por un futuro esplendoroso para el mundo entero. Piensa, igual que lo hicieron y lo hacen muchos escritores de ciencia ficción y científicos de amplias miras, que el porvenir y progreso de la humanidad solo puede concebirse en un mundo en el que las desigualdades sociales y entre países hayan desaparecido. En definitiva: un mundo socialista.

Algo que hoy en día, a pesar de algunas desconfianzas, se bien produciendo, como hemos visto en el último lanzamiento de un cohete tripulado desde Baikonur, que homenajeaba al propio Gagarin, en cuya cápsula viajaban dos rusos y un norteamericano rumbo a la Estación Espacial Internacional: la cooperación hace avanzar, sin lugar a dudas, a la humanidad por completo.

Memorias de un cosmonauta es una obra plagada de optimismo, de esperanza en ese futuro (presente, ahora) de colaboración mundial, cargada de amplias miras y, también, intima en ocasiones; sobre todo cuando habla de su noviazgo y matrimonio posterior con la que sería su mujer hasta que Gagarin falleció en un accidente de aviación, Valentina Goryacheva, con la que tuvo dos hijas.

Gagarin se confiesa perfeccionista, trabajador y fiel a sus objetivos. Desde muy joven ya aspiraba a seguir a los grandes aviadores soviéticos de la Guerra Patria, y, cuando ya obtuvo el título, sus miras fueron la de convertirse en cosmonauta y ser el primero en viajar al cosmos. Ambos objetivos los consigue, pero a base de esfuerzo y constancia, como no se cansa de repetir, y sin desmerecer a sus compañeros y compañeras de fatigas.

Con una prosa que no busca recursos literarios impensable para un hombre que no se dedicaba a la literatura, sin embargo Yuri Gagarin nos cuenta su épica historia; una historia que es la de la humanidad en su conjunto, y que debería ser espejo en donde mirarse por el optimismo, la fe en el futuro de la Tierra, y la ambición de cruzar las fronteras estelares y llegar hasta las mismísimas estrellas y, también, cómo no, en su confianza y defensa del socialismo.

Memorias de un cosmonauta, de Yuri Gagarin, fue publicado por la Editorial Templando el Acero en el año 2017.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .