Flores y funerarias

Miguel Rubio Artiaga






Penumbra de salón oscuro.
En el centro un almendro
con racimos de flores negras.
Cuanto más negras más bellas.
Todo huele a abandono
a soledad, a tristeza
igual a un cementerio
con sus coronas de flores secas.
Allí quedaron las lágrimas amargas
con su letanías de llantos
los hipócritas pésames
y la oración obligada.
Después y cumplido el ceremonial
los últimos besos
y cada uno a su casa.
Siempre habrá muertos
es un negocio seguro
sonríen las floristerías
sonríen las funerarias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .