En los dominios del Alcaudón: ¨Hyperion¨ de Dan Simmons

Cristóbal Hernández García

dan-s

 

Encuadrándose dentro del género de la “space opera”, “Hyperion” es uno de los grandes clásicos de la ciencia ficción de finales del siglo XX. En este género no se ahonda en tecnicismos y la narración es muy clásica, convirtiéndose en un relato de fantasía tradicional donde la magia se ve sustituida por tecnología superavanzada que hace las veces de ella.

La novela de Simmons, que no es otra cosa que el prólogo de una tetralogía, nos coloca en una sociedad humana del siglo 28, se han colonizado infinidad de planetas, se dispone de tecnologías de teletransporte y hay inteligencias artificiales superavanzadas. En este decadente mundo, controlado por la burocracia y al borde de una guerra interestelar contra la raza de los exters, siete hombres efectúan una última peregrinación a través del planeta Hyperion hacia las “Tumbas del Tiempo”, morada de “El Alcaudón” un ser que trasciende las leyes de la física y que es el Dios de una religión basada en el dolor y el sufrimiento. En este viaje iremos descubriendo poco a poco las historias de cada uno de los siete peregrinos, como decidieron emprender aquel último viaje, como el Alcaudón influyó en sus vidas y como estas mismas están relacionadas.

La estructura del libro es simple a la par de singular, el viaje en sí apenas importa y es una mera excusa para que cada uno de los protagonistas cuente su historia. La novela finaliza cuando los peregrinos llegan a su objetivo, quedando todo en vilo de cara a la continuación.

clip_image002_0004Las seis historias son completamente distintas entre si tanto en trama como narrativa misma (Simmons rinde homenaje a varios géneros literarios) pero todas ellas tienen como vínculo común a la figura del Señor del Dolor y poco a poco se enlazaran una con otra, de tal forma que la historia del cónsul -el protagonista principal y el último narrador- tapará los agujeros de las historias del resto. Una compilación de relatos cortos tendría el problema de tener otros tantos “comienzos”, pero Simmons consigue mantener el interés en ellos aún cuando los últimos están tan cerca del final que uno siente que estorban.

Lo diferente de las historias también hace el libro algo irregular, ya que el enfoque de un relato puede gustar más que otro al lector; este punto de no deja de ser al mismo tiempo una de las fortalezas y uno de los defectos del libro. Defectos hay también, como la excesiva ensalzamiento del poeta británico John Keats, sin embargo las virtudes con mucho las superan y hacen esta lectura sumamente recomendable.

.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s