La vida en gris: ¨Momo¨ de Michael Ende

Cristóbal Hernández García

michael-ende

 

 

“Momo”, quizás siempre a la sombra de “La historia interminable”, es un libro prodigioso. La historia de la pequeña y atemporal Momo y su batalla contra los hombres grises puede parecer un relato infantil a primera vista, pero su lectura es mucho más profunda. “Momo”, como “1984” o “Rebelión en la granja” es un libro que debería ser de lectura obligada, no ya sólo para los niños -que también- si no para los propios adultos. Son estos libros distintos, libros escritos con tal inteligencia que la interpretación que de ellos realizará un niño será completamente distinta a la de un adulto, para el cual los hombres grises se dibujaran en su mete como una metáfora nada sutil.

momoEnde plantea, bajo la apariencia de un cuento infantil, toda una reflexión sobre la vida moderna, enarbolando unas ideologías tan puras que la tergiversación no es posible ante ellas. Porque lo que parece una fábula sobre una niña y el tiempo es todo un alegato contra la indiscutible alienación de las personas en la sociedad actual, la conversión en autómatas de los trabajadores con la que sueña el capitalismo más salvaje, la renuncia a los sueños y la perdida de la capacidad de jugar a la que la sociedad nos obliga; y -sobre todo- el hecho de que como adultos hemos perdido la perspectiva para apenas darnos cuenta de todo ello.

El viaje de esta inocente niña y la tortuga Casiopea es un puñetazo encima de la mesa contra ese conformismo. Ende dice a los niños que no deben ser fagocitados por el mundo y recuerda este mensaje a los adultos, debemos ser felices tal y como queramos, por muy cursi y ridículo que suene este mensaje. Hemos de trabajar para vivir, no vivir para trabajar.

Con un estilo afable y sencillo, tan accesible como es presuponible en una lectura infantil, “Momo” contiene esta poderosa lectura. Hemos de disfrutar del poco tiempo que tenemos en este mundo, hemos de disfrutar de pequeños placeres como el de esta lectura y disfrutemos del gigantesco don de la creatividad y el simple placer del ocio más elemental. Continuemos divirtiéndonos perdiendo el tiempo, ya los hombres grises gobiernan demasiado nuestro mundo.

.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s