Shirley Temple

Juan Alberto Campoy

shirley-temple-2

Para Isabel y Pilar

No de manera lenta, de forma gradual, como entra un río en la mar, sino súbitamente, como una piedra quiebra un cristal, así se desdibujó su sonrisa un día de Navidad. La niña le pedía sus regalos a Santa Claus: una muñeca, un caballo de madera y una comba de altar. Toda la ilusión del mundo cabía en su carita angelical, a la que enmarcaban unos tirabuzones rubios como un trigal. De pronto, él le tendió un bolígrafo, le pidió un autógrafo y le dijo que era su admirador incondicional.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .