Mañana cuando me muera

Miguel Rubio Artiaga

Naturaleza muerta. Mesa con sombrero (1929)-Pyotr Konchalovsky

 

 

Mañana cuando muera
me nacerán dos alas
y volaré donde quiera,
sombra etérea de viento,
sin condena, sin cadena.
Sonreiré siendo invisible
uniéndome a la bandada
de los más traviesos poetas.
Llenaremos el mundo de versos,
unos escritos en pan
otros plasmados en agua
los menos, cagados en senados
y pintando, cual palomas sabias,
de excrementos los parlamentos.

Mañana cuando me muera
una estrella quedará embarazada
buscando ya una madre
para un futuro poeta.
Será entonces cuando
convirtiéndose en fugaz
dejará caer sobre una mujer
una lluvia de púrpuras semillas
en una siembra estelar
de fértiles chispas campesinas.
Nacerán versos nuevos,
cesáreas de poemas no natos
y con ellas una noche cualquiera
se oirá un primer llanto en rima.
De esas lágrimas primeras,
así sin saber cómo ni cuando
un día saldrá un poema
y esa será la señal nunca escrita.
Mientras haya un poeta
que no se niegue a sí mismo
siempre existirá la Poesía.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.