LECCIÓN OLÍMPICA

Francisco José Segovia Ramos

Olymp (1761-1764)-Giovanni Battista Tiepolo

 

 

¿Y esto qué es, maestro? El Olimpo, querido Octavio. Pero, maestro, está en ruinas, abandonado, silencioso ¿dónde están los dioses? ¡Ah, Octavio! ¿preguntas por los dioses?, ya no los encontrarás aquí, es cierto; ni a la bella Venus, ni al veloz Mercurio, o al belicoso Marte, el del casco dorado; a Plutón y su fragua, celoso y cornudo al mismo tiempo; ni hallarás a Hera recriminando a su libidinoso esposo Júpiter, o al semidiós Hércules gozando del néctar de ambrosia que le escancian ninfas, sílfides o nereidas. ¿Dónde están, maestro? , los busco y no los encuentro y mi corazón palpita intranquilo porque no hallo a quien dirigir mis plegarias.

Todos ellos, Octavio, bajaron a la tierra. ¿Junto a los hombres? Sí, junto a los hombres: se mezclaron con ellos y con ellos se hicieron uno. ¿Por qué lo hicieron? ¡Ah, mi estimado discípulo!, esa pregunta tiene una respuesta fácil y compleja a la vez: incapaces de hacer dioses a los hombres renunciaron y se despojaron de sus atributos divinos.

Entonces, maestro ¿los hombres podrían ocupar el lugar de los dioses? Eso, estimado Octavio, está en manos de los hombres.

Y Octavio, el césar Octavio Augusto, emperador de Roma, se proclamó Dios del Imperio. Desgraciadamente, confundió renuncia con arrogancia, y el Olimpo sigue aún vacío y silencioso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.