Enrique

Julio Barco

 

 

 

 

La poesía no tiene nada que ver con lo público. Personalmente, Verástegui me ha iluminado en mi soledad, en el diario caminar por la vida. En ese marco, sentí rápidamente una música mental en su palabra, una mirada en su lenguaje, es decir, la creación de un ser gramaticalizado. Una pradera donde perderse y alcanzar la iluminación. Un viento fresco rozando la espuma de mis sueños. Siento que su obra fue demasiado amplia como para no acércanos a ella como a un bosque.

Viajó de Cañete a Lima muy joven, para estudiar economía. Una vez leí que su abuela le guardó los diarios de la época desde que nació hasta que alcanzó mayoría de edad, y gracias a eso, estudió su tiempo. Fabuloso lector, no recuerdo quién dijo, que si uno llamaba a Verástegui a las 11 de la noche, lo podía encontrar leyendo un libro de Aristóteles. Parte del colectivo Hora Zero, que surge con el manifiesto Palabras Urgentes, expresando un descontento històrico con la poesía de su tiempo. Obseso, asimiló la onda beat de su tiempo y armó un libro bellísimo con harta furia y rapidez de sonido e ideas llamado En los extramuros del Mundo. Libro con el que alcanzó el reconocimiento inmediato y que, según Ricardo González Vigil, fue un meteoro que cayó sobre sus coetáneos. Salio del país becado. Por un lado, el pensamiento del país no entendió jamás a Verástegui.

Enemistado con Roberto Bolaño después de la publicación de Los Detectives Salvajes, donde aparece como un personaje “desordenado, maoísta y lúdico” Perdió su libro Monte de Goce durante casi 20 años, publicándolo en los 90. Libro que abre su obra mayor: Ètica. Vasto proyecto donde aborda temas relacionados a la gnosis, la epistemología, la política, el erotismo. Es loco pensar que la poesía puede cambiar el mundo. Verástegui guardaba ese anhelo. Veràstegui es parte de una época convulsa para el pensamiento, atravesado por la búsqueda de la conciencia, de sus equilibrios, a través de muchas expresiones, como el hippismo, taoísmo, mayo de 68 y otros. Es por eso, que leyéndolo nuestra poética conversa con otras tradiciones. Tal vez el último estertor del aliento de la vanguardia latinoamericana, buscando desde la literatura respuestas a la vida y sus conflictos con el sistema económico-político actual.

Ya para estos tiempos era una presencia ineludible. El año pasado, sin ir muy lejos, publicó casi 4 libros. Una presencia que ya venia siendo homenajeada en eventos. Pero su lectura, sus propuestas solo eran parte de una especie de caldo caótico de lucidez y -para unos más, para otros menos- altos y bajos picos de poesía. Sencillo y lúcido como un niño terminó sus años cantando canciones dedicados al pensamiento francés de su época, cantos a Julia Kristeva, por ejemplo, y escribiendo tratados de hierba luisa donde a su vez explica métodos de respiración con propuestas para mejorar la vida diaria. Con su entusiasmo, con su energía y amor por la poesía, Verástegui, labró una obra que desafía a nuestros tiempos.

El país espera mucho de los poetas, o casi nada. Si la poesía es diálogo, es motor de conocimiento, en la obra de Enrique, está el trabajo de una época.

MAITREYA

Me he sentado a esperar la vejez.
No pienso ni hago nada hasta que llegue otra
generación
a desempolvar el brío, los libros dorados, las
matemáticas,
el cuerpo, el alma, el universo,
todo ese conocimiento sepultado por el rencor,
la gnosis que demuestra que lo infinito
está en lo finito
donde está, realmente, el universo.
Florecí más que nadie
pero perfidia cayó sobre mí,
doblándome como una flor,
herrumbrándome, y fui silenciado.
Maitreya pasó desapercibido como una sombra por la
vida,
¿no dan ganas de llorar?

Seremsa, 2018, 28 de julio

Julio Barco (1991) Autor de los poemarios Me da pena que la gente crezca y Respirar. Director de la academia Crear. Fundó el movimiento literario Tajo. Actualmente vive en Lima.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.