¨Suites Imperiales¨, de Bret Easton Ellis

Germán Cáceres

 

 

 

Al comenzar la novela se menciona que “…era cierto que una tarde de enero habían proyectado una película snuff…” El término se refiere a un video o filme que registra una atrocidad –un crimen, una violación, un suicidio, etc. – y la presenta como real, es decir como una filmación sin trucos o efectos (hasta el presente no se ha comprobado que alguna vez se haya reproducido cinematográficamente un hecho así).

Suites imperiales podría definirse como una película de esas características, pero Bret Easton Ellis juega con la ambigüedad de si se trata de un guión o de una historia auténtica.

La escritura es segura y precisa, narra como si el autor fuera Clay, el protagonista que relata en primera persona y en presente. Muestra oficio en los párrafos largos. Sus diálogos son breves, naturales y realistas, en los que los personajes sólo cuentan una parte de lo que saben. Cada párrafo describe una escena y por tanto el ritmo narrativo es trepidante, propio de una serie de televisión. La traducción de Aurora Echevarría resulta superlativa, un trabajo óptimo.

Se citan los títulos y las letras de canciones de música pop, en especial de Elvis Costello. Además, los personajes se comunican continuamente por celular.

Clay es un guionista de cine que lleva una vida alienante, saturada de exigencias y obligaciones. Claro que entre ellas figuran las fiestas, el alcohol, las drogas y el descontrol sexual.

La acción transcurre en Los Ángeles, ciudad en la que el autor nació (1964) y vive, y cuyos ámbitos describe minuciosamente (calles, bares, restaurants, hoteles, salas cinematográficas). El Hollywood que muestra es un ámbito de borrachos y drogadictos que frecuentan tremendas orgías. Según este libro en ese distrito se vivencia el cine como un negocio inescrupuloso.

La novela va de sorpresa en sorpresa al ir revelando el verdadero perfil de los personajes, todos crueles, malvados, conspiradores que se espían entre sí. Por eso el clima gira hacia una línea policial que es una mezcla de trama de misterio y de thriller. Asimismo, aparecen escenas sadomasoquistas de horrenda violencia.

Bret Easton Ellis es también ensayista, académico, editor  y periodista. Su primera novela Menos que cero (1985) fue un éxito, pero su consagración vino de la mano de American Psycho (1991), en cual narra las vicisitudes de Patrick Baterman, un yuppie exitoso que es a la vez un asesino serial. Otras novelas son Las leyes de la atracción (1987), Los confidentes (1994), Glamourama (1998), Luna Park (2005) y Tranquil Reflections (2017). Varias de sus obras fueron adaptadas al cine.

¨Suites Imperiales¨, de Bret Easton Ellis. (Mondadori, Buenos Aires, 2015, 152 páginas)

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s