¨Tres días y una vida¨, de Pierre Lemaitre

Germán Cáceres

 

Pierre Lemaitre nació en París en 1951 y es uno de los más prestigiosos escritores de su país. Comenzó su carrera en 2006, a los cincuenta y cinco años, con su novela Irène, que fue premiada en el Festival de Cognac, en la que debutó el detective Camille Verhoeven, que luego intervendrá también en Alex (2011), Rosy & John (2011) y Camille (2012). Por Nos vemos allá arriba recibió varios premios, entre los más destacados el Goncourt 2013 y a la mejor novela del año según los libreros franceses (revista Livres Hebdo).

Ni bien comienza Tres días y una vida, se gesta un suspenso que deja sin aliento. Como es habitual en las obras de Lemaitre,  se respira angustia y opresión. Ante el acoso que padecen los personajes se percibe algo de los climas de William Irish y de Patricia Highsmith. Su lectura resulta turbadora, no se puede transitar con serenidad.

La historia de la extraña desaparición del niño Rémi Desmedt en el pequeño pueblo de Beauval da giros inesperados. Se está ante una variante original de la crook-story, y el lector se pone incondicionalmente del lado del culpable, que padece una paranoia insoportable. Juan Pablo Bertazza en Radar (26.2.17) se pregunta  “… hasta qué punto el victimario puede volverse víctima de su propia culpabilidad”. Como se comenta en la contratapa es una “Conjugación perfecta entre el Lemaitre literario y el Lemaitre policíaco…”. Aunque sus libros son de género, tienen un desenlace trágico, una atmósfera de desasosiego, con personajes perturbados por  un malestar derivado de los peligros que afrontan. Le bastan al autor pocas palabras para fijar su perfil psicológico, así como su problemática.

En el capítulo 12 Pierre Lemaitre describe una tormenta feroz que azota a la población con una maestría admirable. Consigue que parezca que se está viendo en una pantalla cinematográfica o televisiva (“…los truenos estallaban en sus cabezas como si estuvieran dentro de la casa, los relámpagos culebreaban en las ventanas con una luz blanca y cruda, cegadora.”). El mismo talento se observan en la descripción de los destrozos que dejó esa tempestad.

Hay oficio y un impresionante ritmo narrativo. Ayuda a su apreciación la excelente traducción del francés de José Antonio Soriano Marco.

¨Tres días y una vida¨, de Pierre Lemaitre. (Salamandra, Barcelona, 2016, 224 páginas)

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s