¨La chica que saltaba a través del tiempo¨ de Mamoru Hosoda

Raúl Neovallense

 

Makoto Konno es una chica normal de instituto que un buen día, sin saber cómo, adquiere la habilidad de dar saltos en el tiempo. Gracias a ésto puede repetir una y otra vez los exámenes, cantar horas y horas pagando lo mismo en el karaoke, evitar accidentes, ganar siempre al béisbol o ayudar a sus amigos en temas amorosos. Pero, por muy banal que puedan parecer estos pequeños cambios, todo tiene sus consecuencias, y sin quererlo puede afectar negativamente a otras personas, a veces incluso de forma trágica.

Antes de dirigir la magnífica “Summer Wars”, Mamoru Hosoda (“El niño y la bestia”) ya demostró su talento con este film. Inspirándose en la novela de Yasutaka Tsutsui (autor de obras como Paprika, que fue adaptada por el fenecido Satoshi Kon), y partiendo de una idea del mismo, “La chica que saltaba a través del tiempo” (Toki wo Kakeru Shojo, 2006), es una secuela de dicho libro, ya que en éste se contaba la historia de la tía de Makoto y aquí la historia se centra en la mencionada adolescente.

Como en sus posteriores trabajos, Mamoru Hosoda mezcla lo cotidiano y lo fantástico, pero si en “Summer Wars” los acontecimientos (y las posibles consecuencias) eran de tonos épicos, en ¨La chica que saltaba a través del tiempo¨ se trata de cosas pequeñas y cotidianas. En el fondo, el elemento fantástico de la trama no es sino una excusa para contarnos una historia romántica de una manera diferente, para decirnos, como así rezaba en la pizarra, que el tiempo no espera a nadie. Y es que de lo que realmente va es del primer amor, de los primeros miedos e indecisiones, de los primeros errores, de las elecciones y de la amistad. No obstante, la película no cae en el error de tener un tono excesivamente nostálgico, quizá sea más bien melancólico y, como ya he apuntado, agridulce.

La animación corre a cargo de Madhouse, uno de los estudios de animación más importantes de Japón, con grandes proyectos televisivos y cinematográficos a sus espaldas, o sea, que la calidad de la animación es excelente, y los fondos muy detallados. Y si además se cuenta con el diseño de personajes de uno de los grandes, como es Yoshiyuki Sadamoto (“Neon Genesis Evangelion”, “Nadia: El misterio de la piedra azul” y otros muchos), nos encontramos con un apartado visual realmente destacable. Todo ello acompañado por un magnífico doblaje original (también muy bueno el español) y una buena banda sonora que hace que destaque más el conjunto.

“La chica que saltaba a través del tiempo” es una historia romántica con saltos temporales de por medio, no tiene grandes secuencias de acción, ni es particularmente espectacular, sino que cuenta hechos pequeños de la vida, pero no por ello dejan de ser importantes para aquellos que los sufren.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s