¨Black Out¨ de María Moreno

Germán Cáceres

 

Además de registrar la bohemia literaria en los bares del Buenos Aires de los años setenta (desfilan, entre otros, el Bárbaro, La Paz, el Moderno, el Ramos), en el libro hay dos temas omnipresentes: la muerte y la bebida y sus respectivas consecuencias: la descomposición final de los cuerpos y la borrachera. Es totalmente autobiográfico y celebratorio del acto de beber sin límites (“En el bar, en cambio, es posible el olvido de la finitud.”) En inglés black out significa oscurecimiento, apagón, y alude al estado de aturdimiento y somnolencia propios del alcohol.

Cita a varios amigos muertos, compañeros de aventuras por los bares porteños. Por ejemplo, el periodista Norberto Soares, responsable de la Sección Cultura de la revista Primera plana. En cierto sentido resume la estética del libro al referirse a su accionar: “De haber sobrevivido, tal vez Soares se hubiera transformado en el ejemplo más radical de literatura expandida; aquella en donde ´los bloquecitos de vida´ ya no son la continuación de la obra por otros medios sino que constituyen la obra misma.” Otros amigos fallecidos que menciona son los escritores Miguel Briante y Carlos Feiling, y el periodista Claudio Uriarte.

En esencia, la autora revela aquí su amor entrañable por la literatura, la que respira por todos sus poros, y relata sus torturas psíquicas frente al drama del alcoholismo: “Yo, como todos, comencé a beber para encontrar placer y terminé bebiendo, como algunos, para no sufrir.”

La prosa de María Moreno es fluida, segura, de calidad y períodos bellamente encadenados: posee el don del lenguaje, tiene estilo. El texto se nutre de comentarios brillantes y de anécdotas interesantes, algunas desopilantes. Sus descripciones son sumamente originales (“Las arrugas de la cara le formaban una serie de caminos de piel correosa, como de tierra cuarteada; todo su cuerpo tenía forma de signo de interrogación.”) Abunda en citas literarias y de películas, y emplea un vocabulario amplio y culto.

Un tramo muy logrado en su excursión a México, en especial sus vivencias de los festejos en los días de los muertos (del 31de octubre al 3 de noviembre).

Black out se va dividiendo sucesivamente en tres partes que responden “a un orden diferente: La pasarela del alcohol, al del retrato; Del otro lado de la puerta vaivén, del  microensayo; Ronda, al del territorio.”

Hacia el final del libro María Moreno revela: “Dejé de beber porque no soporto que el placer se transforme en ´no sufrimiento´”.

María Moreno, que nació en Buenos Aires, es narradora, periodista y crítica cultural. Su obra comprende la novela El affair Skeffington (1992), la no –ficción El petiso orejudo (1994), y la selección de artículos de Enrique Raab. Periodismo todoterreno (2015). Sus crónicas y entrevistas han sido reunidas en A tontas y a locas (2001), El fin del sexo y otras mentiras (2002), Vida de vivos (2005), Banco a la sombra (2011), La comuna de Buenos Aires. Relatos al pie del 2001 (2011), Teoría de la noche (2011) y Subrayados. Leer hasta que la muerte nos separe (2015). En la solapa de la contratapa del libro se transcribe un elogio de Ricardo Piglia: “María Moreno es uno de los mejores narradores argentinos actuales. Tal vez el mejor.”

¨Black Out¨, de María Moreno. (Literatura Random House, Buenos Aires, 2016, 416 páginas)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s