Epitafio

Carla Demark

 

Me opongo a la muerte
porque es obtusa y desconsiderada,
porque es distante y agachada
y tenue en sus visitares.

No quiero ver al pájaro caer
en el vuelo hacia el ocaso,
ni mientras canta las últimas notas,
ni cuando calla al llegar la mañana.

Me opongo a la muerte
por fantasmal e insulsa,
por semitrágica y semimítica,
por altanera y desvergonzada.

No la quiero: es siempre inoportuna,
inalterable desenlace al que temo,
como le teme a la quietud el viento.

Que no venga.
¡Aún quiero extinguir este dolor con vida,
arropar este temor con alma,
y resistir con versos mi alegría!

Que no venga.
Que se hiele en el mar en el que nunca nadaré.

 

Pinchando en la imagen accederás a la web de la autora

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s