Hit Parade: ¨El loco¨ de Gibran Jalil Gibran

Fernando Veglia

khalil-gibran-34fd343243243

 

Hace varios años leí El loco y puedo asegurarles que, en ocasiones, me acompañó. Retornaba de los abismos de la memoria y susurraba, en mis oídos, algunas de sus enseñanzas.

Al igual que con otras grandes obras, tiempo después quise volver a disfrutar de su maravillosa lectura. Como buen lector nocturno, me aseguré de que mi familia durmiese y acondicioné, con la “mesita de lectura”, varios almohadones, y procurando no despertar a mi esposa, mi porción de la cama.

Leí tranquilo, dejándome llevar por las palabras, las oraciones, los párrafos, cada vez más dulces, más lejanos. Entonces, sucedió. “El loco” se hizo carne; estaba sentado en el borde de mi cama, mirándome, hablándome:

“Y he hallado libertad y salvación en mi locura: la libertad de estar solo y a salvo de ser comprendido, porque aquellos que nos comprenden esclavizan algo nuestro”

Lo miré atónito, pero a él poco le importó mi reacción y continuó hablándome. Lo hacía con sencillez y claridad, mirándome a los ojos y haciendo algunas pausas para que pudiese reflexionar. Sus palabras eran atemporales y universales y tenían por destino las fibras más íntimas del espíritu.

Habló de dios, del respeto, la amistad, de los profundos sentimientos que tan cuerdamente ocultamos, de la cobardía y la valentía, de las máscaras, la justicia, las ambiciones, del bien y del mal. Lo hizo cariñosamente –como si fuese un padre- y siempre alentándome a ser yo mismo, a no apartarme del camino que mis ilusiones, alguna vez, me señalaron.

Cuando terminó, me atreví a expresarle mi admiración y a agradecerle la visita. “El loco” me observó complacido y en silencio, hasta que la chillona voz de mi esposa lo hizo esfumarse.

-¡Son las tres de la madrugada! ¿Qué te sucede? ¿A quién le hablas? ¿Te has vuelto loco?

-Sí –confesé y, sintiéndome halagado, dormí tranquilo, soñando que, al día siguiente, abandonaría la cordura y escribiría esta reseña.

gibrane28095elloco

Gibran Jalil Gibran fue poeta, pintor, novelista y ensayista. Nació en Líbano en 1883 y murió en Nueva York en 1931. Es el poeta del exilio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s