Viernes de cine: ¨Sed de vivir¨

Fernando Morote

lust-for-life

 

Vincente Minelli (conocido esposo de Judy Garland y padre de Lisa Minelli) se hizo famoso por dirigir musicales y comedias de gran éxito como El padre de la novia (1950), Un americano en París (1951), Melodías de Broadway (1953) y Mi desconfiada esposa (1957), pero su obra cumbre sin lugar a dudas –en especial para un fanático de Vang Gogh- es Sed de vivir, una maravillosa semblanza visual sobre el loco del pelo rojo.

En 1952 Minelli había trabajado con Kirk Douglas (quien acaba de cumplir 99 años de edad) en el drama Cautivos del mal junto a Lana Turner, Walter Pidgeon y Dick Powell. En 1956 –sólo una década después de su debut cinematográfico- el actor era una de las figuras más sólidas y serias de Hollywood. Su fisonomía y contextura física, en adición a la fuerza de su carácter, fueron cruciales a fin de ser elegido como la opción perfecta para representar al pintor holandés.

6La película sigue los pasos de Vincent, desde sus intentos por convertirse en pastor de una miserable población minera al sur de Bélgica hasta su muerte producida por un arranque suicida en 1890, tras haber entrado y salido de diferentes instituciones psiquiátricas, víctima de constantes ataques nerviosos. Aborda sus borrascosos y fallidos romances con una prima y una prostituta, y muestra el abierto conflicto con sus padres y otros parientes, quienes se avergüenzan de él y lo consideran un perdedor, digno de lástima. El film enfatiza el descubrimiento de su vocación y su contacto con los impresionistas –esa pandilla de sátrapas que lo entusiasman y despiertan su pasión por el color y lo llevan a desarrollar con mayor audacia los vigorosos trazos plasmados en sus óleos-, así como el valor de la mística en su labor artística.

4735-3Alta relevancia en la cinta tienen las relaciones personales con Paul Gauguin y Teo. Anthony Quinn, aunque por momentos algo exagerado en sus movimientos, obtuvo un Oscar por su magnífica interpretación del ex marinero y corredor de seguros francés, remarcando notablemente el temperamento iconoclasta y la actitud salvaje que lo erigieron como uno de los líderes entre los pintores rebeldes de la época. El británico James Donald encarna al tierno hermano menor del artista, único miembro de su familia que se entrega en cuerpo y alma con admirable devoción a su cuidado integral.

lust-for-life-vangogh

El largometraje de 122 minutos adapta y sintetiza de manera efectiva la novela de casi 500 páginas, escrita por Irving Stone en 1934, sin decaer un instante en tensión o interés. La decoración de los escenarios reproduce con absoluta precisión una importante cantidad de los cuadros más emblemáticos de Van Gogh y el maquillaje logra una certera recreación de los extravagantes personajes que desfilan para ser retratados en sus lienzos. La inconfundible música de Miklos Rosza –compositor húngaro que colaboró con maestros del nivel de Billy Wilder y Alfred Hitchcock- otorga al argumento la imponente carga trágica que requiere.

Sed de vivir es un hermoso homenaje a un hombre honesto que al expresar sus pensamientos y sentimientos, exentos de oscuras o malévolas intenciones, fue despreciado y rechazado por crueles ignorantes, incapaces de apreciar la nobleza de su corazón y de reconocer la lucidez de su genio creativo.

.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s