Sueños perdidos (XI): ¨La larga fila¨

Francisco José Segovia Ramos

11-122x90

 

 

La larga fila espera. Niños envejecidos aguardan, con los cuencos vacíos y el pan duro. Llueve. La fila apenas se agita, y los cuencos permanecen expectantes de caldo caliente donde mojar el pan duro. Llueve sobre sus rostros infantiles y llenos de tempranas arrugas. El cuenco vibra en sus manos, y el pan duro se desmiga impaciente en sus bocas sedientas. Llueve sobre la tierra seca, y cae sobre las cabecitas apenas levantadas, con monotonía eterna. La larga fila no se termina nunca, porque siempre hay alguien que está al final, a la espera de llenar el cuenco del caldo caliente donde hundir el pan de siglos, bajo la paciente lluvia que moja tierras estériles y corazones secos.

.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s