Sueños perdidos (X): ¨Carga de derrotas y condenas¨

Francisco José Segovia Ramos

suenos-10

Óleo de Juan Antonio Galindo

 

Lo vi un día de sol intenso y nubes ausentes. Cargaba una gran piedra sobre su cabecita, y sus piernas se torcían debido al esfuerzo y el cansancio. La cantera resplandecía bajo la luz de una primavera naciente pero el niño, oscuro como la noche, negro como el azabache, parecía una sombra inquieta.

Pasaron unos minutos. Se acercó y llegó hasta donde yo estaba sentado. Pasó a mi lado, y me lanzó una mirada perdida en la distancia, como si no me viese. Luego, se alejó conforme vino, con su carga de derrotas y condenas. En sus ojos vi reflejado mi rostro: contemplé en ellos la dulce complacencia de la muerte. Supe que no tendría que esperar mucho para tomar mi guadaña y hacer mi ingrata labor.

.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s