Obsesión: ¨El viejo y el mar¨ de Ernest Hemingway

Cristóbal Hernández García

HEMINGWAY

 

 

Si la pluma es capaz, en 100 páginas se puede narrar una obra maestra; y la pluma de Hemingway se muestra más que capaz para desarrollar una fábula prodigiosa en esas páginas. “El viejo y el mar” son apenas 125 páginas, una lectura rápida y ligera que demuestra que cuando hay una historia en la cabeza de un escritor con talento las palabras pueden brillar por su escasez.

La novela es una extraña fábula que recrea la lucha de un hombre contra el mar. Un pescador anciano, perseguido por la mala suerte que -hambriento y enfermo- continúa echándose a la mar porque es lo único que sabe hacer. Y nuestro protagonista vivirá una heroica gesta en la que se enfrentará al pez más grande que jamás haya visto.

el_viejo_y_el_mar“El viejo y el mar” es a la vez una historia de desesperanza y esperanza. Una historia en la que un anciano que ya lo ha perdido todo en el mundo se encuentra perdido en mitad del océano, protagonizando una gesta que sabemos condenada al fracaso merced a una personalidad que la soledad ha convertido en una cuerda pero triste locura. Esa expresión de “una gota en el océano” que muestra la insignificancia de algo adquiere un valor literal en esta novela con este anciano perdido en la inmensidad de la mar. Pero aquí el autor erige también un canto a la dignidad humana y a la perseverancia por medio de la férrea voluntad del protagonista obsesionado con perseguir esos sueños que se han ido y no volverán. En el vacío del mar, cuando más sólo está, se apoya en sus convicciones, en el seguir persiguiendo al pez porque es lo único que verdaderamente sabe hacer. Y se apoya en el pez. Hemingway ensalza un ideal de compañerismo, lealtad y nobleza entre un par de contendientes que intentan matarse el uno al otro. Esta novela, llevándonos a un escenario de la máxima desesperación posible, se convierte en un himno a la vida y la dignidad de esta.

El estilo de Hemingway, como es normal en él, es sencillo, directo y terriblemente ágil, encajando a la perfección en el formato de novela corta, no deteniéndose nunca demasiado en ningún punto y dotando a la obra de un ritmo sorprendente. El autor nos narra con solvencia todos los aspectos de la pesca y las experiencias del pescador, y en la falta de descripciones y redundancia de sus palabras hay una naturalidad pasmosa. Únicamente el recurso de una doble personalidad para el protagonista aparece como truco literario para solventar el problema de lo monótono que podría hacerse una novela con un único personaje.

Triste pero alegre, melancólica pero victoriosa. Esta es una de esas novelas que debería ser leída por todo el mundo.

.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s