Sueños perdidos (IX): ¨Cárcel y cementerio¨

Francisco José Segovia Ramos 

9-70x122

 

 

¡Tostadas calientes! ¡Bollos! ¡Bocadillos! Grita el chico, asomado a la ventana de una tienda improvisada con maderas carcomidas y entarimados destrozados. Grita, con la voz monótona de todos los días y todas las noches. Se ha levantado muy temprano, para ir al mercado a comprar las pocas mercancías que puede adquirir para luego revenderlas. Apenas unas monedas al final de la jornada. Una gota de agua que le sirve, tan solo, para malvivir un día más, una noche más, en esa tienda sucia que es, a su vez, su propia casa, refugio, cárcel y cementerio.

.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.