¨Media hora de silencio¨ de Daniel Pérez Morales

Editorial Cuadernos del Laberinto

media-hora-de-silencio

 

 

Nos reunimos con Daniel Pérez Morales, autor de la saga policiaca Acer nigrum, protagonizada por Isabelle Lemaire y Noah Page.

Llega a las librerías la tercera entrega, Media hora de silencio, en la cual los cuatro miembros de una familia son hallados muertos en su propia casa. El cuerpo de Camille Diers, una joven madre soltera que acababa de volver a vivir con sus padres, y el de su hijo Theo son los únicos que presentan brutales signos de tortura, lo que hace pensar que ellos eran los auténticos objetivos del asesino. Pero, ¿por qué matar a una madre con fuertes creencias religiosas y a su pequeño de dos años? La clave puede estar en el diario de Camille.
Se suceden los asesinatos de personas que han tenido algún contacto con la joven madre y a medida que avanza la investigación un nombre se repite, el de la Congregación del Libro Antiguo. Una pequeña secta aislada del resto de la sociedad férreamente controlada por su carismático líder Emmanuel.

Daniel demuestra que es un maestro del ritmo. El lector no puede dejar esta novela que nos precipita al obscuro mundo de las sectas en Canadá.

danielperezmorales3

 

Media hora de Silencio, tercera entrega de la pareja de policías canadienses Isabelle Lemaire y Noah Page. A diferencia de los dos primeros, en este libro los protagonistas, sobre todo Noah, sufren una evolución por su implicación en la investigación. ¿Es este el caso más complicado al que se han enfrentado hasta la fecha?

Creo que sí. En particular, Noah es un investigador menos experimentado que Isabelle, pero ha aprendido muchas cosas, que es uno de los aspectos de su evolución. Además, para que las novelas resulten interesantes, considero que los protagonistas deben enfrentarse a casos cada vez más complicados y a situaciones personales más difíciles.

—A la hora de escribir Media hora de Silencio, ¿cuál ha sido la parte más complicada a la que se ha enfrentado?

Lo más complicado ha sido conseguir la verosimilitud de algunas situaciones y personajes, como, por ejemplo, relatar que existen líderes de sectas por los que sus acólitos están dispuestos a sacrificar sus vidas o las de sus hijos. No es algo fácil de explicar y hacerlo creíble. Aunque ocurra en la realidad, es difícil de asimilar.

—En esta entrega, parece que Noah ya no es tan dependiente de Isabelle, tanto en el plano profesional como en el afectivo.

Parte del interés de escribir novelas con los mismos personajes es observar su evolución, del mismo modo que las personas lo hacen en la vida diaria. Esto implica que ambos cambien en el plano personal y afectivo. Como escritor, esta evolución me motiva tanto o más que la propia trama.

—¿Por qué escogió el tema de las sectas religiosas destructivas?

Es un tema que me ha llamado la atención desde siempre. Lo que resultó definitivo fue observar las escalofriantes imágenes de la tragedia de Jonestown en 1978, el mayor suicidio colectivo de la historia. Me impactaron de tal modo que necesité investigar por qué ocurrió algo así y, durante ese proceso de documentación, decidí introducirlo en la novela.

—¿Necesitó documentarse mucho?

Esta ha sido la novela que más esfuerzo de documentación ha requerido, al tratar un tema específico que no es tan común en Europa, pero sí en Norteamérica. Por otro lado, es complicado relatar de un modo verosímil los comportamientos y situaciones que se producen en el seno de una secta destructiva, por tratarse de un entorno hermético y ajeno a nuestro mundo cotidiano, lo que incrementa la labor de documentación para poder abordarlo desde el enfoque más convincente posible.

—Cuando investigó sobre sectas destructivas reales, ¿qué fue lo que más le llamó la atención?

Sin duda, los extremos a los que puede llegar un acólito para satisfacer los deseos de su líder, como el sacrificio propio o de seres queridos. Ese es uno de los aspectos que más he intentado comprender en profundidad.

—¿Cree que siguen existiendo muchos grupos de este tipo? ¿Qué, de alguna manera, nuestra sociedad favorece su aparición?

Se trata de grupos que siguen existiendo y perdurarán durante mucho tiempo. Puede que las creencias evolucionen, pero persistirá el fanatismo en el que se alimenta el culto al líder y se acalle cualquier crítica. Forma parte de la naturaleza humana. Nuestra sociedad contemporánea, que dispone de unas herramientas de comunicación e información muy poderosas, cuenta con mayor capacidad para favorecer su aparición, pero también para prevenirla, dependiendo del uso que se haga de dichos instrumentos.

—¿Cómo puede enfrentarse la policía a fanáticos que están dispuestos a inmolarse por sus creencias?

Es un tema complejo en el que no hay soluciones mágicas o definitivas, pero creo que es básica la comprensión del fenómeno, el primer paso para enfrentarse a un problema. Las consecuencias del fanatismo son difíciles de predecir. Nadie fue capaz de anticipar lo que iba a ocurrir en Jonestown, o en Waco, por poner dos ejemplos, en parte porque se trataba de situaciones a las que las autoridades se enfrentaron por primera vez y no estaban preparadas. Uno de los modos de prevenir estas situaciones es profundizar en su conocimiento.

—Volviendo a sus personajes, ¿habrá cuarta entrega? Y si es así, ¿qué secuelas les dejarán los sucesos que cuenta en Media hora de Silencio?

Habrá cuarta entrega y, por supuesto, lo que ocurre en Media hora de Silencio dejará secuelas. Los personajes de la novela son también humanos y nadie sale indemne de sucesos como los que se relatan en una historia como esta.

—¿Ha pensado escribir alguna novela en la que no aparezcan Isabelle y Noah o seguirá fiel a sus personajes?

Sí pienso en escribir novelas con otros escenarios y personajes, pero admito que me siento muy cómodo con Noah e Isabelle, a quienes tengo cariño y me permiten mucho margen de maniobra. De momento, seguiré con ellos. Más adelante, el tiempo lo dirá.

—¿Nos podría adelantar algo sobre su próximo libro?

Lo que puedo adelantar es que los personajes se enfrentarán a una situación personal y profesional aún más complicada que en la novela anterior. Como cada libro, será una historia independiente, pero Noah e Isabelle no serán los mismos que aparecieron en la primera entrega, Acer Nigrum. Ha pasado tiempo desde entonces y ellos han cambiado, como lo hemos hecho todos.

.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s