Sueños perdidos (V): ¨Prisión de cañas¨

Francisco José Segovia Ramos

oleo-juan-a-galindo

Óleo de Juan Antonio Galindo

 

En el campo la vida es dura. Las cañas se vuelven lanzas que se clavan en el espíritu, o se transforman en una prisión de la que no se puede salir. El niño, esclavo del maíz y el arroz, del trigo o la patata, carga su condena como un Sísifo infantil y diminuto.

¡Hay que alimentar al otro mundo! ¡Al de la carne ahíta de soja o de latas de conservas! Hay que seguir trabajando, pequeña criatura, aunque tu sudor no sea recompensado y tu fatiga sea tu condena hasta la extenuación o la muerte.

.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s