¨Mr. Holmes¨, de Mitch Cullin

Germán Cáceres

mitch cullin

 

 

En esta novela, que transcurre en 1947, el famoso detective alcanzó los noventa y tres años y vive criando abejas en una granja en  Sussex Downs, Inglaterra. Además, reescribe ciertos casos porque considera que su amigo el doctor John Watson (ya fallecido) fue demasiado condescendiente con su persona y se alejó en sus textos de los verdaderos hechos.

Y relata con sus propias palabras el cuento «La armonicista de cristal», un extraño caso de 1902. En principio pone en acción el arte de la detección, que consiste en razonar al revés, es decir, ir hacia atrás en el tiempo desde el delito consumado hasta llegar al culpable. Y así desfilan esas argumentaciones que expuso en las cuatro novelas y en los innumerables cuentos que protagonizó. También crea una atmósfera vaga, fantasmal, que remite al Conan Doyle de Historia del espiritismo (1926).

Sin embargo, hay algo más: rompe con la imagen estereotipada de un Sherlock Holmes insensible respecto a las mujeres, pues la única que logró fascinarlo fue Irene Adler (de «Escándalo en Bohemia») al superarlo en inteligencia. Aquí, en este cuento, en cambio, se lo muestra como un tímido y solitario romántico que idealiza a una hermosa mujer de la que se enamora, pero sin atreverse a abordarla.

El anciano Holmes sigue siendo tan soberbio como en su juventud, pero reflexiona sobre su envejecimiento, que no sólo afecta su deterioro físico, sino que también hace decaer su poderosa memoria y su deslumbrante capacidad. Asimismo se le mezclan el pasado y el presente, y transita entre brumas, en una realidad espectral no exenta de una profunda melancolía. Esta introspección lo lleva  a tener reflexiones de índole cósmica, como si en su interior se produjera una apertura metafísica (“¿Cuál es el propósito de todo esto? – se pregunta – ¿Para qué sirve este círculo de miseria? Debe de tener algún fin, pues lo contrario significaría que el universo está gobernado por el azar. Pero ¿qué fin?”  (…) “¿Y qué importaba si, al final, todo se perdía o desaparecía, o si no existía ninguna razón, patrón o lógica definitiva para todo lo que se hacía en la Tierra?”

Cullin se explaya sobre la apicultura y demuestra haberse documentado exhaustivamente sobre el tema. Su prosa es serena y fluida, de agradable lectura, exacta puntuación y resplandeciente de imágenes: “…escuchó las olas que rompían contra la orilla, aquel rugido distante seguido de un siseo y de un breve silencio, como si fuera el dialecto de la creación antes de que la vida humana fuera concebida.”

La traducción de Eva González Rosales es tan buena que parece que el original se hubiera escrito en español.

En 2015 Mr. Holmes fue llevada al cine con el mismo título bajo la dirección de Bill Condon y con el actor Ian McKellen en el papel del detective.

El fotógrafo, productor de documentales y escritor Mitch Cullin nació en 1968, en Santa Fe, Nuevo México. Es descendiente de escoceses, irlandeses y cheroquis. Actualmente reside en Arcadia, California. Escribió seis novelas.

mr-holmes-mitch-cullin p¨Mr. Holmes¨, de Mitch Cullin (Rocaeditorial, Buenos Aires, 2015, 288 páginas)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s