Buenos días. Me voy a dormir (V)

Estefanía Farias Martínez

tanga victoria secret

 

19 de junio de 2009

11:00

¡Buenos días!

No he podido aparecer antes, en casa no tenía internet y no pude resetear el módem porque llegaba tarde. Tuve que salir muy temprano. Estoy de pausa corta.

.

11:07

Hablé con mi padre. Por lo visto seguimos sin internet. Ya reseteó tres veces y nada. Le ha pedido a mi hermana que chequee si hay alguna avería por la zona. Luego me cuenta porque ella estaba en call y tardaría un rato en mirarlo. Es lo bueno de que ella tenga otra compañía, cuando le pasa a ella se viene a casa a trabajar.

.

11:09

La clase sobre la sección infantil fue rápida. Ese sitio es un caos, ningún libro está donde tiene que estar. Los niños no prestan mucha atención cuando los eligen, descolocan todos. Y como ayer fue jueves, hubo mucho movimiento. Es que es el día que todo cierra a las nueve de la noche, biblioteca incluida.  Ilse no se parece en nada a Mieke, cuando te enseña, muestra un interés nulo. Supongo que es bajarle la categoría. Yo tampoco necesito que me explique demasiado, aprenderé con la práctica y de todas maneras es sólo un día. No voy a hundir la biblioteca si cambio de sitio dos libros.

.

11:11

Se me acabó la pausa.

El deber me llama.

Me queda un carro por colocar.

Ya me está dando la lipotimia.

Es que llevo trabajando como una burra desde que llegué.

No puedo tomarme otro café, me dará la taquicardia.

Bueno, luego vuelvo.

.

12:30

Ya terminé con el carro que faltaba y me ordené casi toda la sección de los niños, quedan un par de estanterías, las de los más pequeños. La que está hoy en recepción no sé cómo se llama, no la entendí, todos los nombres se parecen. Ella fue a buscar a Ilse para preguntar qué hacía conmigo y la otra me mandó a comer. Creo que se cansan de verme correr.

.

12:32

La verdad es que soy nueva en esto. No había trabajado nunca en algo tan físico. Mi historial laboral es algo triste. Algunas clases particulares y cuando estaba haciendo el doctorado en la facultad de Granada trabajé cinco meses como personal auxiliar del grupo de investigación. Se suponía que necesitaban a alguien para editar un libro dedicado a uno de los profesores, tenía que escanear, corregir y maquetar una colección de artículos de este señor, y como lo hice demasiado rápido terminé mucho antes de lo previsto. El último mes y medio tampoco sabían qué hacer conmigo. Necesitaba que las encargadas de la publicación del libro revisaran mi trabajo para hacer las últimas galeradas, pero nunca encontraban tiempo. Acabé siendo molesta por exceso de eficacia. Más o menos lo que me está pasando ahora.

.

12:44

Hablé con mi padre, está desesperado. Seguimos sin internet, mi hermana dice que están de reparaciones por la zona, pero que en un par de horas se la devuelven. En este país demasiada gente trabaja desde casa y las compañías no se pueden permitir dejarles incomunicados. Mi hermana por ejemplo ya no tiene mesa en la oficina. La declararon libre y cuando va, muy de vez en cuando, tiene que ponerse en la primera que encuentra. Cuando ella entró a esa empresa acababan de construir un gigantesco edificio de seis plantas en Ámsterdam, ahora está alquilado en un ochenta por ciento a otros. Y sus propios empleados no tienen derecho más que a unas pocas plazas de parking que se llenan enseguida. Motivo suficiente para que muchos se ahorren el paseo hasta allí. Cuando ella va lo hace para tomarse un café en el starbucks del edificio, alguna reunión y ver gente. Sobre todo ver gente.

.

12:47

A veces eso es un imposible en mi barrio, que también es el de ella porque es el más grande de Almere-stad. Las calles están generalmente vacías, la visita del cartero o de los repartidores de paquetería puede ser lo más interesante del día. Sin contar a los vendedores o los cazadores de donativos para todo tipo de asociaciones benéficas. Cuando llegamos, entre las instrucciones que mi hermana nos dio se incluía la recomendación de no cerrarle la puerta en las narices a éstos. Y yo no lo hacía, les decía ¨no entiendo¨ y siempre tenían un compañero que hablaba inglés y a ese le decía ¨no tengo cuenta corriente¨ y se iban, porque ellos no buscaban donativos puntuales sino suscripciones para que pagaras un tanto al mes. No ser económicamente solvente era un revulsivo maravilloso. Ahora ya no les doy explicaciones, les digo ¨no me interesa¨, me da igual que se trate de la asociación para la lucha contra el cáncer, para salvar las ballenas o los espacios naturales. Y todos me miran igual de mal, aunque mis vecinos son menos diplomáticos, ni siquiera les abren la puerta, se asoman por la ventana de la cocina y se hacen los sordos. Así que lo de ¨si no eres generoso no encajas en este país¨ tampoco era real.

.

12:54

De los testigos de Jehová no nos hemos librado, aunque aquí hay clases y clases. Los que vienen a mi casa están para tratar con el populacho, son muy campechanos, sin embargo, a casa de mi hermana, que vive en la zona alto standing, van de otro calibre. Un día estaba yo en su casa, haciendo de niñera mientras ella estaba en call, cuando llamaron a la puerta. Era una testigo de Jehová que había concertado una cita con mi hermana, y cuando se le echó la hora encima, ella se escondió en el ático. Aquella mujer vestía muy bien, me preguntó que si era la señora de la casa, le dije que no, me tomó por la chacha y ni siquiera me dio el folleto, sólo me dijo que le dejara un recado a mi patrona, sacó de su bolso una tarjeta y apuntó un teléfono y las horas a las que estaba disponible para concertar otra cita. Luego se fue en un BMV gigantesco, juraría que iba hasta con chofer.

.

13:00

Ahora sí me necesitan. Ilse ha asomado la cabeza. Se van a comer, la ayudante de Ilse, Carolijn, se queda en recepción y yo dando vueltas por si a alguien se le ofrece algo.

.

13:15

Parece que hoy no van a venir niños, no podré poner en práctica la clase magistral. Carolijn me llamó para advertirme de que si alguien me pregunta algo se lo mande. Está un poco nerviosa.

.

13: 46

Ya han vuelto. Todo está ahora en su sitio, la rubia por fin se relajó.

Me aburro mortalmente. Y todavía me quedan muchas horas. Me doy paseos por la cafetería, pero tampoco se gasta nada. Para matar el tiempo les ofrecí café. No les apetecía.

Creo que están preocupadas porque es viernes, tendríamos que estar sufriendo una avalancha y sólo están los habituales de la cafetería. Es donde están las revistas y la prensa. Esos no leen libros.

.

14:17

Ahora sí quieren el café. Han bajado Ilse y Carolijn a tomarlo con la de recepción.

.

14:30

Esta vez lo tomé con ellas. Tenían ganas de charla de grupo. Hablaban y yo escuchaba con cara de no entender. Ayer hicieron uno de esos work-shop, no me enteré en qué consistía. La de la recepción les contaba a las otras que pasó algo al final, cuando ya habían cerrado las puertas. Por lo visto empezaron a oír golpes continuos y gritos. No sabían si asomarse. Lo hizo Mieke. La que armaba esa escandalera era una chica jovencita, manchada de barro y llorosa. La hicieron entrar y les contó que un tipo la había tirado de la bicicleta y la había atacado. La consolaron y la mandaron a casa. Luego estuvieron comentando que había habido varios casos similares en la zona. Un tipo atacaba a mujeres entre los veinte y los cuarenta que volvían a casa en bicicleta cruzando por la arboleda. La niña del día anterior había tenido mucha suerte. Las otras no. La policía estaba desconcertada porque nunca había pasado algo así. Aquí siempre está confusa la policía. Es como si los delitos no estuvieran en el manual.

.

15: 15

La reunión se acabó de golpe. En diez minutos la biblioteca se llenó. Primero la legión de la tercera edad volviéndose loca con las máquinas, entre todas no dábamos abasto, luego llegaron los niños que hacían cola con sus madres en la recepción. Para ellos el carné es gratis, pero tienen que solicitarlo. El resto de los clientes era más variado. Mis carros abarrotados y muy desordenados. Tal cual me llevé el primero. Ilse vino corriendo, no le había dado tiempo a supervisarlo para buscar los libros que iban a la segunda planta. Sólo encontró dos, pero no dejó de dar instrucciones todo el tiempo para que siguiera el mismo sistema que Mieke. La ignoré, aunque esperé a que se fuera para hacerlo. Ya había aprendido que lo prioritario era colocar en las estanterías los que más movimiento tenían, luego ordenaría los que habían sacado casi por casualidad. Algunos me los quitaban de las manos prácticamente. No sé quien es Nicci French, pero causa furor.

.

16: 45

Es la primera parada que hago después del café en grupo, la situación se ha calmado un poco.

.

17: 21

Éstas quieren cerrar ya. Están esperando a que se vayan los últimos, para echarlos me sugirieron que empezara a limpiar la cafetería y ya terminé. Hasta saqué la basura.

.

17:32

Avisé a Ilse de que me tenía que ir.

Puso mala cara, pero no me importa.

Hoy tengo un día muy largo.

.

17:45

Ya estoy en el autobús, lo cogí cuando estaba arrancando.

.

17: 53

El paisaje de esta zona es bien bonito, muy verde, en realidad son bosques prefabricados, hechos en laboratorio, pero coquetos. Aquí hay dos tipos de otoño, el caliente y el normal. La diferencia se ve en el color de las hojas, durante el otoño caliente los árboles se tiñen de rojo y en el frío, de amarillo. Eso tampoco lo había visto nunca, será propio del norte de Europa.

.

18:00

Una cosa que tiene loca a mi madre es lo bajo que está el sol y a mí me asombra lo fuerte que pega. Nosotros llegamos aquí a finales de verano y a mis padres les daba por pasear durante el primer mes. Hay una especie de zona de bosques y llanuras al otro lado de la autovía y como parecía tan campestre había que conocerla. Después de una hora dando vueltas vimos ocas, estaban sueltas, pasamos por la escuela de equitación. Aquí hay de eso. Apenas nos cruzamos con gente, algunos ciclistas circulando por los carriles preparados para ellos. Por allí pasaban los que iban camino de Ámsterdam, se puede. Aquí es el vehículo más utilizado, a los niños les entrenan desde chiquitos.  A los diez años les hacen el examen de conducir.

.

18: 05

Mi hermana quiso que nos buscáramos unas bicicletas, pero mi madre se rompió el coxis hace muchos años, en un aeropuerto, una caída tonta, y yo me lo rompí hace cinco años, en casa de una amiga, se desmenuzó la silla en la que estaba sentada y vi las estrellas. Una semana después había perdido la sensibilidad de cintura para abajo y tenía unos vértigos increíbles, se me movía todo. Todavía me acuerdo del día que entré en el cuarto de mi padre y como si nada le dije: ¨creo que tengo que ir al médico, no siento nada de cintura para abajo¨. Qué bote dio. Al día siguiente, a primera hora, estábamos hablando con el médico de cabecera. Me hizo una radiografía y me dijo que tenía la columna muy muy recta, que me habría roto el coxis nada más. Eso se arreglaba con inyecciones para recuperar el nervio. Me avisó de que eran muy dolorosas, pero mi nervio debía estar muy espachurrado porque ni me enteré de las inyecciones hasta casi dos semanas después. Lo de los vértigos con unas pastillitas estaba lista. Cuando me enseñó la radiografía yo a la columna ni caso, estaba más pendiente de los pulmones, por eso de que fumo, pero estaban limpísimos y me quedé tan contenta. El caso es que tener el coxis roto nos incapacita para montar en bicicleta, nos daría una ciática mortal. A  mi hermana no le convenció la explicación, nos tomó por vagas. Mi padre sólo dijo que él no quería saber nada de bicicletas y ahí acabó la propuesta.

.

18:13

Volviendo al paseo del que hablaba, ese día descubrimos que el sol aquí quema sin que lo notes. Me achicharré los párpados. Los holandeses no se queman, sólo se ponen rojos y algunos muy morenos, tienen la piel más tosca, están acostumbrados a este sol y al viento que es criminal. Sopla tan fuerte que arranca los árboles, y a nosotros nos ha destrozado la valla del jardín. Los anteriores dueños olvidaron mencionar que algunos tramos estaban podridos por la base y mi padre la ha tenido que apuntalar entera para no compartir jardín con el vecino de la izquierda. El anterior dueño de mi casa era muy peculiar, nos dejó las indicaciones sobre la ubicación de los contadores de luz, agua y calefacción, en un trozo de cartón que arrancó de una caja.

.

18: 35

Ya llegué a casa.

Ahora de cabeza a la ducha.

Hasta me va a dar tiempo a comer algo antes de ir a casa de mi hermana.

Mi madre quería que me llevara el sándwich, pero me parece demasiado.

Ya cenaré a la vuelta, lo he hecho otras veces.

Allí mi sobrino me da chocolates.

.

20: 45

Mi hermana metió al niño en la cama y se fue a Schiphol con tiempo para darse una vuelta por las tiendas. Aquello es un verdadero holding, hay hasta una tienda de diamantes. Mi cuñado llega sobre las diez, parece que no hay retraso, y a estas horas no hay tráfico, en media hora estará allí. La última vez ella estuvo en Victoria Secret, en Esprit y en una de zapatos. Pero sólo compró una tanga, por no volver de vacío, y se tomó su café en Starbucks, es su perdición.

.

21:05

Hay algo de esta casa que no termino de entender, siempre hace frío por las noches aunque sea verano. En invierno da igual que haya tenido encendida la calefacción todo el día. El problema es que nunca me acuerdo y acabo enroscada en el sofá, abrigada con mi propia chaqueta.

.

23:12

Me quedé frita y me duele todo porque este sofá parece de piedra. Puse la BBC y me tocó la serie de suspense de turno, no sé por qué son tan lentas, me duermo cada vez que las pongo, pero es que no había nada decente. Calculo que en media hora estarán aquí. Estoy loca por irme. No puedo con mi alma.

.

23:20

Ya llegaron.

Espero que mi hermana no se entretenga demasiado y me lleve a casa.

Vivo a cinco minutos.

.

00: 15

Hoy le dio por charlar, había visto una chaqueta fantástica en G-Star, a mí se me cerraban los ojos y ella venga a hablar de la chaqueta. Supongo que se dio cuenta, avisó al marido de que me traía y me depositó en la puerta. Hasta que no abrí no se fue.

Comí algo y puse el despertador, mañana toca madrugar.

Voy a estar zombi.

.

00: 30

Me voy a dormir.

Un beso.

.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s