Grajeas eróticas: “Retazos de vida académica”

Harry Rainmaker

Brindis

Cuando en la hora feliz de aquel garito de moda, coincidieron los más empinados miembros del claustro docente con sus alumnas más volubles, la varias veces centenaria historia de la Universidad sufrió una considerable transformación. Los mojitos y cubatas hicieron el resto.

—Dígame profesor –se aventuró la rubia de la cuarta fila— ¿qué tiene que tener una mujer para que Ud. se fije en ella?

—Es sencillo en exceso, mi querida niña –respondió el catedrático como si estuviera frente al aula— en primer lugar debe tener una inteligencia práctica sobresaliente. En segundo orden, debe ser distinguida como una princesa en el exilio. Y por último, debe ser increíblemente puta.

Felizmente, los abundantes brindis evitaron que el señor decano advirtiera que su profesor estrella y la Medalla de Honor se iban para los aseos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .