Grajeas eróticas: “Detalle de buena vecindad”

Harry Rainmaker

Mujer ventana

Con los ojos entrecerrados y la cabeza echada para atrás, dejaba que ella lo trabajara arrodillada entre sus piernas. Cuando logró enfocar, vio que su vecina fisgoneaba por la ventana con las manos bajo la falda y sonrió. Y en ese momento se corrió en su boca. No en la de ella, ahí, sino en la de su vecina, allá, tras los visillos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .