Brindis, bromas y bramidos: “Metabólicos” (I)

Fernando Morote

dedos

MAMÁ, NO ME SALE EL DOS

Argelia y yo despertamos sobresaltados. Belén, nuestra hija de 5 años, estaba parada al borde de la cama.

—¿Qué pasa, amorcito? —preguntamos casi al unísono.

—No puedo hacer el dos —respondió ella.

—¿Te duele el estómago, mi amor? —indagó mi esposa.

—Seguro comiste algo que te cayó mal —opiné.

—No me sale —explicó Belén.

—¿Has tratado bien, mi amor?

—¿Te duele cuando haces?

Belén asintió, a punto de llorar.

—Llamemos al médico —afirmé.

—¿Para qué, papi? —inquirió Belén, desconcertada.

Nos condujo hasta la mesa del comedor. Cuaderno y lápiz yacían desolados encima de ella. Se trataba de una tarea escolar. No le salía bien el número 2.

———-

Tapacomprar

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s