Hora sin punta

Sergio Coello

Metro IV

     En este infecto vagón de metro  -donde el aire huele a podrido, a carne de cañón y soledad- viajamos a esta incierta hora de la noche trece personas: una muñeca casi rota que parece llevar el útero lleno de espermas heterogéneos y los brazos  salpicados de estrellitas negras; tres árabes de pelo endrino, rizado y piojoso a la búsqueda de otra vida que no sea la suya; dos secretarias sin edad con la cabeza vacía de memoria porque han dejado el pendrive encima del pia­no; un pedigüeño que se ha meado en todos los rincones sentimentales del idioma; dos zombis vegetarianos que enseñan a las mujeres maduras el viejo truco del deseo tardío; una anciana de polivinilo llena de collares perlados de Ceilán con los que se ahorcará mañana y, finalmente, tres seres inertes, quizá poetas, que vienen de tocar la trompeta en Jericó o de robar una rosa en el matadero.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .