Polvos ilegales, agarres malditos (XIII)

Fernando Morote

Prostituta II

—El sexo débil no existe. Pregúntenle a mi mujer, que me pega todos los días.

———-

———-

Tras un atropellado periplo nocturno por la avenida Arequipa, Judas llegó a una inobjetable conclusión: las putas no usan anteojos. En una esquina cerca del Estadio Nacional divisó una silueta escondida detrás de un árbol. Caminó resueltamente en direccióna ella.

—Hola —dijo, con voz de galán.

El tufo que salía de su boca era espantoso.

—Cómo estás, guapo —contestó la mujer.

—Cuánto cobras, primor.

—Veinte lucas.

—Dónde tienes el huarique.

—Primero déjame ver qué tienes.

Judas se miró la bragueta. La tipa, vestida con una graciosa faldita de bobos que resaltaba sus cortas pero macizas piernas, le desabotonó el pantalón y corrió el cierre. Judas trastabilló, tratando de mantenerse firme. Le cogió una teta.

—Tranquilo —dijo ella— No te apures.

—Exquisitas —balbuceó Judas, pellizcándole las nalgas.

Su calzoncillo cayó arrugado al piso. El trabajo manual de la furcia dio instantáneo fruto. Judas intentó levantarle la falda. Ella retrocedió un paso y estiró los brazos para contener el embate.

—Qué pasa, amorcito —masculló Judas.

La puta se agachó. Judas pensó que para chuparle el pito, entonces abrió bien las piernas y lo empuñó como una daga.

—Ven acá, preciosa —dijo, acomodándola por los hombros.

La meretriz se incorporó de un salto y se apartó bruscamente. De su cartera extrajo una especie de billetera.

—Policía de Investigaciones —dijo, secamente.

Judas trató de comprender. El brillo de la placa en la oscuridad le lastimó los ojos.

—Vístete y vete —ordenó la oficial.

—¿Cómo dices? —preguntó Judas.

—Es un operativo.

—Pero…

—Sospechamos de alguien que vaga por este lugar y ataca a las prostitutas.

—Entonces…

—Apúrate, súbete el pantalón y vete. No quiero verte más por aquí.

Judas se miró con los pantalones abajo y se sintió ridículo. Su pene muerto y frío colgaba al aire libre frente a un parque de la avenida Arequipa. Sus zapatos, a causa de la larga caminata, estaban hechos mierda.

———-

rese-polvos-ilegales-agarres-malditos-fernando-morotecomprar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s