Antillano

Teresa Galeote

Esclavo

Hace largo tiempo, aquel negro antillano se creyó su libertad porque le dieron un papel timbrado. Lanzó cadenas al viento y en Pegaso se tornaron.

Y desfilaron los años; turbios, muy turbios llegaron. Se arrimó a una mujer hermosa y procrearon mujeres y hombres, que a su vez dieron al mundo nutrida descendencia. Escuchó palabras que prometían justicia, leyó disposiciones escritas y siguió esperando.

El negro antillano sobrevivió a largas guerras y a la paz de los tiranos. El tiempo siguió rodando y sus huesos se achicaron.

Una mañana, la muerte se presentó ante él y ésta, muy solemne, le preguntó por su vida en libertad. El hombre, con voz cansada, contestó: “Señora…, yo solo cambié de amo”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s