“Riqueza, amor y muerte”, de Andrés Fornells, gana accésit del III Premio Wilkie Collins de Novela Negra

Andrés Fornells

PREMIOWILKIECOLLINS_iii

Andrés Fornells, amigo y valioso colaborador de Periódico Irreverentes, ha ganado el accésit del III Premio Wilkie Collins de Novela Negra, convocado por M.A.R. Editor. “Riqueza, amor y muerte” ha sido la obra merecedora de la distinción. Aquí una sinopsis de la novela:

La venganza, el amor, el agradecimiento y el honor son sentimientos muy arraigados, que perviven desde que los primeros seres humanos formaron grupos familiares, clanes, tribus, pueblos, y han causado a lo largo del tiempo, y siguen causando, infinidad de tragedias y muertes. Únicamente los sabios, los pacíficos y los cobardes escapan a sus obligaciones tribales, pagando el alto precio de los remordimientos propios y el desprecio, cuando no el odio, de quienes consideran que escaparon a la hora de cumplir un deber sagrado.
Los asesinatos de un bello travestido y de dos japoneses, pertenecientes a la poderosa familia Murasaki, motivan que Geraldine, una joven especialista en artes marciales, y Kenzo, un sifu (maestro en Kung Fu), abandonen sus respectivas escuelas, en Moscú y  en Viena, para dirigirse a la bella, cosmopolita y populosa ciudad de París.
Un valioso robo acompañado de asesinato, motiva que dos mafias enemigas inicien una serie de muertes aisladas que terminarán en una fatídica y despiadada matanza. Kenzo, obligado a involucrarse por el honor familiar, toma parte en la sangrienta barbarie y se juega la vida por una causa que aborrece y no considera suya. Dentro de esta vorágine de violencia y sangre, dos amantes intentan, contra todo y contra todos, salvar su amor y sus vidas.

“Riqueza, amor y muerte” promete intrigas, enfrentamientos y una lectura entretenida. Sin dudas, Andrés Fornells, de estilo sólido y claro, nos dará una buena dosis de oscuridad. Aquí un adelanto exclusivo, una pizca de la obra:

CAPÍTULO I
        La mujer era joven. Los rasgos de su cara y, muy especialmente sus ojos rasgados, revelaban que corría por sus venas sangre oriental. Tenía el pelo corto y prendido a los lados con dos horquillas de baja calidad. Era delgada, lisa de pecho y escurrida de nalgas. No llevaba puesto maquillaje alguno, vestía de negro y la única nota de color en su atuendo era un pañuelo rojo (color que los japoneses creen atrae la buena suerte, la felicidad) que rodeaba su cuello delgado. De su hombro derecho colgaba un bolso grande, también negro. En conjunto resultaba tan poco atractiva, que no llamaba en absoluto la atención. Su pasaporte estaba en regla. Superó sin dificultad el control de la aduana del aeropuerto de Orly. Después de recogida, de las cintas transportadoras de equipajes, una maleta de tamaño mediano y haciéndola rodar por el suelo, se dirigió a la salida donde se encontró con una multitud de personas, aguardando a los pasajeros del avión procedente de Ámsterdam, en el que ella acababa de llegar. Los que más se hacían notar entre los que esperaban eran los representantes de agencias de viajes y de alquiler de coches, exponiendo bien visibles los letreros que llevaban escritos los nombres de los clientes que debían recoger. La mujer del pañuelo rojo, con total inexpresividad reflejada en su enjuto y pálido rostro, recorrió con la mirada a toda la gente que aguardaba y descubrió de inmediato, situado en primera fila, a su primo, el hombre que debía contactar. Mentalmente lo llamó estúpido. Siempre tenía que dar muestras de su notoria excentricidad. En esta ocasión era el único, de todos los reunidos allí, que llevaba un sombrero negro con una cinta roja y vestía un traje llamativamente amarillo. Ni el uno ni la otra realizaron gesto alguno que pudiera delatar que se conocían.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .