Sin democracia, no hay

David Cano

Museo Noticias

No hay democracia sin periodismo. Ni periodismo sin democracia. Son indivisibles. Nos encontramos cerca del apocalipsis de una profesión centenaria, necesaria e histórica. ¿Existe solución, o la información al ciudadano, limpia y clara, es cosa ya del pasado?

Es curioso, si uno se sienta un jueves a ver Televisión Española a eso de las 22.00 horas, que la familia Alcántara cuente con un paradigma más moderno que el nuestro en cuanto a libertad de prensa. El caso es que retrocedemos. Algo muy español. Volver hacia atrás, repetir viejos errores. Nos encontramos en el ocaso de la información, del sancta sanctorum, el ABC, la sota, el caballo y el rey, del español mientas desayuna.

Y, a veces, hasta se puede pensar que nos lo merecemos. Por muchos motivos. Uno de ellos es que no hemos sabido sacar el pie derecho (o el izquierdo, según cada uno) de la interminable Guerra Civil. Se sigue mirando al distinto con recelo. Y el panorama es parecido en los medios de comunicación, guiados por un partidismo que nada tiene que ver con el verdadero periodismo, siguiendo las directrices del jefe del partido de turno, para arañar unos votos y poder meter la mano después. Tú me das y yo te lo devuelvo. Quid pro quo, Clarice.

Sería demagógico esperar una prensa completamente libre y desinteresada. Las editoras de prensa son negocios, pero nacieron con una vocación de servicio público y es una cualidad que no se debería perder. Informar, formar y entretener. En ese orden. Sin una prensa libre, ¿qué hubiera sido del GAL?, ¿Nixon seguiría presidiendo los Estados Unidos? No es una utopía querer saber lo que está pasando, sin zigzagueos, con la verdad. Es una obligación.

Y se debe luchar por ello, como se lucha por algo que es tuyo. Sin miramientos. En estos tiempos, en los que la crisis está abotargando y cercenando las libertades individuales, debemos estar informados, luchar con esa información para que no pasen por encima de nosotros, pisándonos como hormigas sin nombre.

Privatizaciones, corrupción, viajes a Botswana. Es fácil vivir en la inopia y no sentirse indignado. Es cómodo. Pero nos encaminamos hacia un futuro incierto, en el que el cuarto poder tiene que ser la vía para el cambio, la llave que abra las puertas a nuevas revoluciones. Y en éstas es necesario un periodismo libre, que acompañe al pueblo en su lucha por la democracia y la libertad.

Y qué decir de los ERE’s. Otro de los grandes problemas. Cada vez menos profesionales, menos plumas preparadas. Los medios se nutren de becarios que se dejan media juventud en su trabajo, por una miseria, sabiendo que cuando se acabe su periodo de prácticas, irán otra vez al paro. Papeles perdidos que no podemos permitir. Las empresas que manejan los medios deben de buscar una solución para que no se pierdan mentes lúcidas como la de Ramón Lobo, por ejemplo. La Verdad de Murcia, El País, Las Provincias, La Voz de Asturias, ¿acaso no son necesarios? De acuerdo, todo es mejorable, pero ¿no cumplen dignamente su papel?

Información. Veraz y contrastada. Libre de intereses. Profesionales cualificados y estables en su puesto de trabajo. Esa es la lucha. Esos deben ser los ideales de una nueva era en los medios de comunicación. Si no se sigue ese camino, estaremos abocados a una España ignorante, analfabeta políticamente y desencantada. ¿Quién quiere eso?

____________________

David Cano es periodista de 24 años especializado en Deportes. Sin embargo, su carrera se orienta a todos los frentes que el periodismo abre en estos tiempos. Se muestra interesando en el mundo político y en el periodismo judicial. Ha trabajado en La Verdad Grupo Multimedia, en Diario Siglo XXI, en Canal 7 Región de Murcia y en Canal+. Posee además un Máster Oficial en Periodismo Deportivo y ha cursado estudios de Redes Sociales aplicadas a la empresa, mundo en el que se encuentra inmerso en estos momentos (y en el que en un futuro me gustaría trabajar).

David Cano

2 Respuestas a “Sin democracia, no hay

  1. Hola! He descubierto vuestra web ahora mismo y quiero comentar que me ha gustado mucho. Soy estudiante de un máster oficial en periodismo en el ámbito deportivo en una universidad barcelonesa (la UIC) y me provoca mucha pena ver que cada vez más la profesión se ve en dificultades, cuando en momentos de crisis es más importante que nunca. Espero que con los años esto vaya mejorando.
    Eva

    • Firmo tu comentario. Ahora bien, que sepamos que nadie va a venir a resolvernos esta situación de desbarajuste (en la que algunos están haciendo el negocio del siglo). Habrá que dar guerra. Y el periodismo tendrá que hacer valer su peso crítico.
      (Por si esto no lo explican en la Universidad)
      Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .